Las Rosas de «El Torreón»

Desde que don Jacinto habitó su finca de campo, El Torreón, hasta que salió de allí para no volver -unos diez años- nunca hubo rosas en los rosales que allí se plantaron en varios arriates. En El Torreón hubo siempre petunias, jacintos y azucenas. Jamás brotó una rosa. Pues bien, desdé el día siguiente de la muerte de don Jacinto, comenzaron a salir rosas en aquellos rosales hasta entonces estériles; y desde aquel momento no han faltado media docena de rosas por lo menos, que se ofrecen a diario para ser cortadas y puestas en orden de amor y de perfección sobre la tumba de este franciscano de marfil, que sueña desde su cuerpo muerto la rosa viva, como fragante expresión continuada de su obra. Pétalo a pétalo, han ido naciendo desde el dia siguiente de la muerte de don Jacinto rosas frescas en El Torreón […]. Fuente: «Las Rosas de El Torreón». Hemeroteca ABC. 14 de julio de 1955.

Jacinto Benavente: «Por mortaja, quiero el sayal franciscano. El Santo de Asís es buen amigo mío. Hemos reído y hemos jugado Juntos por caminos de luz; esos caminos de les sueños, que se abren entre circuios de luz, colores astrales. Entre mis manos poned una cruz, y una rosa… y después…». Así hizo su testamento Benavente hace muchos años.

Fragmento de nuestro apartado «La Finca»

 

Si quieres ver más fotos en nuestras redes sociales, busca con el hashtag #RosasDelTorreon en Facebook o Instagram

 

 

Este sitio web utiliza cookies para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Si lo desea puede consultar nuestra Política de privacidad

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close